You are here: Home » Guia hipotecaria » ¿Que es el aval?

¿Que es el aval?

Cuando vamos a solicitar un crédito hipotecario a una sucursal bancaria nos piden cumplir con ciertos requisitos y documentación para presentar. Una de esas solicitudes es un aval. Pero ¿qué es un aval?

Un aval es una garantía total o parcial de pago prestada por un tercero, que se obliga solidariamente con el deudor, para el caso de que éste no lo realice. El aval se hace constar en los propios títulos de crédito o bien en un oficio, contrato o cualquier otro instrumento, en forma genérica.

La obligación contraída por alguno de los signatarios de un título de crédito o por un extraño, de pagar dicho título en todo o en parte, en defecto de alguno de los obligados en el título mismo. El aval se hace constar en el propio documento o en hoja que se le adhiera. Se expresa con la fórmula “por aval“, u otra equivalente y debe llevar la firma de quien lo presta. Legalmente, la sola firma en el documento puede tenerse como aval, en algunos casos.

En resumidas cuentas es una forma de garantía, ya que una persona es avalista de otra y se compromete a responder por los compromisos de la segunda en caso de haber algún problema o incumplimiento.

Por lo tanto, ser aval tiene sus riesgos ya que debe responder por las obligaciones de otro, por lo que es recomendable, antes de aceptar ese compromiso, analizar a quien avalaremos porque seremos partícipe de la deuda de otro, y nuestros bienes serán garantía en caso de no cumplir con las obligaciones en plazos establecidos.

Un punto a considerar es que es muy difícil renunciar a ser aval, porque nuestra situación quedará plasmada en el contrato.

El problema de ser avalista radica en que quienes nos solicitan ser garantes, suelen tener una relación familiar o de amistad, por lo que es muy difícil tomar un camino claro. Cualquiera sea el caso, es muy importante averiguar el historial crediticio de quien nos pide salir como aval.

También es vital conocer de antemano el tipo de deuda que piensa adquirir, leer los términos y las condiciones del contrato.

En caso de ya ser aval, es conveniente seguir la situación de la deuda y el plan de pagos para asegurarnos la situación de quien se ha endeudado, y por consiguiente la nuestra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top